¡Luce piernas este verano! Mi experiencia con la depilación láser

Hoy os quiero compartir una de las decisiones que a nivel beauty que más me ha favorecido en mi día a día: la depilación láser.

La cera nunca fue lo mío… Siempre tenía que estar pendiente en pedir hora, el dolor horroroso, dinero invertido, si salía un plan a última hora a veces tenía que pasarme la cuchilla y luego a la siguiente cita el dolor era insoportable… bueno que os voy a contar, seguro que algunas os sonará todo esto, ¿verdad?

Cuando empezaron los primeros centros de depilación láser decidí hacer esta inversión, al principio iba  un centro al lado del trabajo en Barcelona. Me dolía bastante (un poco más que la cera) pero como mínimo no tenía que estar pendiente de los pelos, etc.

 

Después con los embarazos de las peques me volvió a salir un poco de pelo (supongo que por el cambio hormonal) y lo consulté con la Dra. Mezzapelle (ya os hablé de ella en este post) y me aconsejó probar con el láser soprano. ¡Nada que ver! de verdad, ¡qué pasada!

Ya que muchas me habéis preguntado por privado, os cuento mi experiencia y la info que he pedido a Quiroderma. Pero si tenéis cualquier duda ellos os atenderán encantados.

 

Es un sistema de depilación láser de última generación que cuida de tu piel en todo momento.

A través del Super Hair Removal (SHR) se unen los avances del láser junto con la luz pulsada reduciendo al máximo las molestias. Los últimos estudios han establecido que un proceso de calentamiento más lento es más eficaz obteniendo un mejor resultado a largo plazo y sin quemaduras. Gracias a este tipo de tecnología, el tratamiento puede realizarse durante todo el año e incluso en pieles bronceadas.

Además, este sistema permite una reducción permanente del vello en todo tipo de pieles siendo cada vez más suave y lisa. Este fenómeno se produce por un aumento en el colágeno y la elastina.

Debido a la inmediatez y efectividad del tratamiento, los resultados son completamente visibles desde el primer momento y prácticamente sin efectos secundarios.

También me preguntasteis el número de sesiones. Evidentemente esto depende muchísimo de cada persona y tipo de piel, ellos os podrán guiar mejor, pero lo normal es hacer una media de 6-8 sesiones. Cuanto está eliminado totalmente, se recomienda hacer una o dos sesiones al año de recordatorio.

Lo mejor es que notas resultados des de la primera sesión, que no duele nada de nada y que lo puedes hacer con la piel bronzeada. En Instagram os dejo algún video de mi sesión para que veáis que no duele nada y lo rápido que es.

O sea que sino lo has probado no lo dudes más y anímate de verdad. Y si te decides por Quiroderma, diles que vas de mi parte que seguro que les hará mucha ilu 😉

¡Un abrazo y a disfrutar de la playa!

maria

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *